02 junio, 2012

Malos Hábitos y Enfermedades

MALOS HÁBITOS

Si la idea es adoptar una vida más sana, sabes que hay algunas costumbres de las que debes ir despidiéndote. No desayunar, comer con mucha prisa y olvidarnos de ingerir líquidos son algunos ejemplos de los malos hábitos alimenticios que tienes que evitar. A continuación te presento a los malos hábitos alimenticios:
Saltear el desayuno
No podemos olvidarnos de la comida más importante del día: el desayuno. Si no desayunas, te sentirás con menos energía y mucha hambre durante todo el día, lo cual inevitablemente hará que comas de todo y por tanto, que aumenten tus posibilidades de subir de peso.

No tomarse tiempo para comer adecuadamente
Una de las claves para no engordar es comer despacio y tranquilos. Cuando nos tomamos tiempo para saborear cada bocado, nuestro organismo se siente satisfecho con más facilidad y por lo tanto, reduces la cantidad de porciones que ingieres. En cambio, si lo haces rápido acabarás por comer de más pensando que no estabas lleno cuando en realidad sí lo estabas.

Comer hasta reventar

Cuando éramos niños, nuestros padres solían decirnos que hasta que no quedara un solo bocado en el plato no nos dejarían ir a jugar. Sin embargo, tenemos que olvidarnos de este típico mandamiento en la niñez: no debemos comer por comer. Lo mejor que podemos hacer es, justamente, hacerle caso a nuestra panza y si notamos que ya nos damos por satisfechos, parar de comer.



Picotear
La típica costumbre de abrir la heladera o el cajón de las golosinas cada vez que estamos aburridos es algo que debemos evitar. Una galletita dulce no nos hace mal, pero si comes quince todos los días estarás sumando calorías totalmente innecesarias. Debes controlar tu apetito y no comer por comer.

No beber agua o abusar de las bebidas gaseosas
Si quieres llevar una vida sana, el agua debe ser tu mejor amiga. El cuerpo humano se compone en un 70% de agua y es fundamental ingerir al menos 8 vasos diarios para mantenernos hidratados. El agua purifica nuestro organismo.

Abusar de los alimentos ricos en azúcar y grasas
Pueden ser muy ricos, pero el exceso de azúcar y grasas trans en nuestro organismo nos lleva directo a la obesidad, diabetes, afecciones al corazón, entre otras enfermedades. En su lugar, trata de comer más frutas y verduras.



ENFERMEDADES ALIMENTICIAS



Debemos  recordar que hay muchas enfermedades por mala alimentación que son muy graves. Debemos tomar conciencia de que lo que consumimos tiene una influencia directa en nuestra salud, tanto para mejorarla como para empeorarla.

En el caso de tener una mala dieta, tarde o temprano tendremos problemas de salud, y no habrá remedio o medicina alguna que pueda ayudarnos si seguimos comiendo alimentos perjudiciales para la salud.

Algunas de las enfermedades por mala alimentación pueden ser muy difíciles de tratar y podemos prevenirlas simplemente con una dieta balanceada y saludable.

El cáncer es una enfermedad que mata a millones de personas alrededor del mundo, si bien no se ha encontrado la cura para esta terrible enfermedad, podemos prevenir el cáncer evitando aceites que hayan sido usados anteriormente y consumiendo muchas frutas y verduras. El abuso del café y las bebidas alcohólicas también pueden ser un factor desencadenante para el cáncer.

Otras enfermedades por mala alimentación son las relacionadas al aparato circulatorio, entre las que podemos contar las enfermedades del corazón. En esto tiene mucho que ver el nivel de colesterol que produce un deterioro en todo el sistema circulatorio. Es necesario limitar el consumo de alimentos con grasas saturadas y todos aquellos que promuevan un aumento del colesterol como carnes, algunos tipos de lácteos, huevos y comidas fritas.

Una mala alimentación también puede resultar, en muchos casos, en problemas de sobrepeso. La obesidad es muy perjudicial para la salud y normalmente trae aparejada alguna enfermedad. Esto tiene que ver con un consumo desmedido de alimentos que, si bien pueden ser alimentos saludables, no son tomados de una forma razonable y balanceada. Si a esto le sumamos un estilo de vida sedentario y hábitos como el cigarrillo o el alcohol el resultado puede ser muy peligroso para la salud.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada